5 abr. 2011

Yo ya no compro más sushi...

Los pobres japoneses han sufrido un terremoto, un tsunami y ahora, una posible catástrofe nuclear. La empresa Tepco (Tokyo Electric Power) ha elegido verter más de 11500 toneladas de agua altamente contaminante al océano. El objetivo del vertido es quitar toda ese agua que ha inundado los reactores que impiden trabajar a los técnicos. El impacto medioambiental de este vertido es inmenso, de hecho el agua es 100 veces más radioactiva que el límite legal máximo, aún así, Tepco, no lo considera peligroso. Pienso, personalmente, que se podrían haber construido lo más rápido posible unas cubas que pudieran contener toda ese agua y que no dejasen pasar la radiactividad ni se filtrara agua. Y ya no se corre tanto peligro y no se produce tanto impacto.

Este impacto afecta a la fauna acuática de las costas cercanas y no tan cercanas al archipiélago. La economía japonesa está muy ligada a la pesca y esto afectará negativamente en la economía japonesa que ya de por sí está  dolida. Los peces se contaminarán y se llenarán de radiactividad... Total, que si ves en la pescadería del Mercadona o el Eroski cualquier pez pescado en el pacífico (que será muy raro), no lo compres por si acaso, que te podrá salir un tercer brazo y ahora dime que ropa te pones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario